fbpx

Calor y descanso: trucos para dormir bien en verano

Estamos en pleno verano, y con él llegan las altas temperaturas. Uno de los mayores inconvenientes de estas temperaturas se produce a la hora de dormir y de conciliar el sueño, cuando aún ventilando la habitación la temperatura es superior a 22-23 grados. La temperatura ideal para dormir oscila entre los 18 y los 21 grados.

Para tratar de mitigar en la medida de los posible ese calor, vamos a dar algunos consejos que harán que duermas un poco mejor en las calurosas noches de verano.

1. Cena pronto y ligero

Aunque este consejo se puede aplicar a todo el año, en verano es especialmente importante, y de hecho muchas veces es peor ya que solemos retrasar mucho la hora de la cena.

Lo ideal es cenar al menos dos horas antes de acostarte, siendo esta cena ligera y baja en grasas.

2. Enfría la habitación.

Si contamos con aire acondicionado en la habitación, se recomienda encenderlo varios minutos antes de irnos a la cama para que refresque la habitación, pero en la medida de lo posible evitar dormir con él encendido.

Por otra parte, si lo que tenemos es un ventilador, colocar un cuenco con hielos justo delante de él es un buen truco para enfriar un poco la habitación.

3. Mantén los mosquitos a raya

Otro de los inconvenientes a la hora de dormir en verano son los mosquitos. Si la colocación de una mosquitera que cubra toda la cama es una opción que no contemplas, recomendamos preparar un repelente natural con medio limón y 6 o 7 clavos incrustados en la pulpa. Este olor resulta muy desagradable para las moscas, mosquitos y otros insectos, lo que hará que se mantengan alejados toda la noche.

4. Mantén una rutina: acuéstate a la misma hora

Durante las vacaciones los horarios desaparecen, especialmente a la hora de acostarse o levantarse. Un sueño irregular provoca un descanso muy poco reparador. Por ello, es importante tratar de acostarse siempre a la misma hora.

La explicación la encontramos en la melatonina. Esta hormona, que está demostrado que nos ayuda a dormir, se libera al menos 3 horas más tarde en la personas que tienen ciclos de sueño irregulares.

5. Haz ejercicio

Hacer ejercicio sí lo solemos hacer más durante el verano, pero hay que saber hacerlo en su justa medida y en el momento correcto.

Se recomienda dejar de hacerlo dos horas antes de irse a dormir (ya que puede ser contraproducente), e intentar hacerlo por las mañanas.

6. Toma un baño relajante

Si puedes darte un chapuzón en una piscina o tienes una bañera, no dudes en aprovecharlas antes de irte a dormir. Te ayudará a relajarte preparando el organismo para el descanso nocturno.

7. Máximo 20 minutos de siesta

Con la llegada del verano tenemos mucho más tiempo libre, y esto muchas veces se traduce también en siestas más largas.

Sin embargo, debemos no pasarnos para que no nos pase factura a la hora de acostarnos por la noche. Una siesta de 15-20 minutos es más que suficiente.

8. Evita el alcohol en exceso

Tomar bebidas alcohólicas antes de dormir puede afectar a la calidad del sueño, por lo que se recomienda evitarlas en la medida de lo posible. Por otra parte, beber suficiente agua nos proporcionará la hidratación extra que necesitamos durante el verano y mantendrá nuestro cuerpo hidratado para favorecer un sueño reparador.

9. Un buen lecho de descanso

Al estar fuera y no dormir en nuestra casa, muchas veces las camas, colchones y almohadas donde se duermen no son las adecuadas. Dormir en una base dinámica, con un colchón de buena calidad y una almohada viscoelástica nos permitirá tener un descanso mucho más placentero.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Abrir WhatsApp
💬 ¿Te podemos ayudar en algo?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?